Derrame cerebrovascular segunda causa de muerte en RD

Por: La Redacción.-

Santo Domingo, R.D. (SS)._ La Enfermedad Cerebrovascular (ECV) es una patología frecuente, con alta tasa de mortalidad a nivel nacional y mundial. Se trata de una patología devastadora que constituye la causa más frecuente de discapacidad en nuestro país.
Es una afección con impacto económico significativo, responsable de altos gastos directos e indirectos vinculados a la atención, tratamiento y rehabilitación de los pacientes, tal como lo describe la doctora Egla Zanoa Feliz Moreta en su tesis de posgrado “Factores de riesgo asociados a enfermedad cerebrovascular en pacientes menores de 50 años”.
El estudio permitió consultar al neurocirujano Luís Suazo, Director de la Unidad de Neurocirugía de CEDIMAT, quien de igual manera ratificó que la enfermedad Cerebrovascular es la segunda causa de muerte en República Dominicana, respaldada también esta apreciación por la Sociedad Dominicana de Neurología y Neurocirugía, que también la ubica como la segunda causa de muerte en el país, y ocurren cada año entre 18 y 19.000 casos no importando la edad ni el sexo.
En la última década del siglo XX el cuidado y tratamiento de pacientes con enfermedad cerebrovascular aguda, en Unidades de Enfermedad Cerebrovascular (UECV) ha demostrado disminuir la mortalidad, la dependencia funcional a corto y largo plazo, y la estadía hospitalaria.
Las investigaciones han demostrado con análisis de estos datos estadísticos que la prevención y manejo de los pacientes tiene un peso específico muy importante para su recuperación, por lo tanto, el conocimiento de aquellos que brindan cuidados directamente como es el médico familiar, es relevante para las ciencias de la salud.
La prevalencia de esta patología ha ocupado el tercer lugar dentro de las primeras causas de muerte, y afecta con mayor frecuencia a la población adulta mayor de 65 años, siendo la segunda causa de demencia y la primera causa de discapacidad en la etapa de la adultez.
Sin embargo, su aparición en personas jóvenes en plena edad productiva constituye un problema aún mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *