Descubren proteína podría favorecer daño renal crónico

Por: La Redacción. –

(SS).- La palabra ‘Gremlin’ es una proteína, que creen que podría favorecer la fibrosis renal, y en lo que la investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) Marta Ruiz-Ortega, junto a expertos del Hospital Universitario de La Paz, en un estudio en realizado en cooperación en la Red de Investigación renal (RedinREN), ha descrito los cambios producidos por esta proteína en la morfología y en la función de las células renales.

Los resultados de este trabajo, publicado Frontiers in Pharmacology, podrían orientar sobre un posible tratamiento paliativo para el daño renal crónico, a día de hoy imposible de curar, y que obliga a estos pacientes a someterse constantemente a diálisis o incluso a un trasplante de riñón.

Este hallazgo también es importante porque uno de los problemas que suelen presentar los riñones es que, si comienzan a funcionar mal, pasa muchísimo tiempo hasta que se detecta el daño. De hecho, la enfermedad renal no hace que la persona se sienta enferma hasta que el problema es grave e irreversible, y ya prácticamente dejan de funcionar, advierte el Instituto Nacional de Salud (NIH) estadounidense en este sentido.

En concreto, las personas tenemos dos riñones, uno a cada lado de la columna, y con forma de frijol. Son del tamaño de un puño. Podemos vivir con un solo riñón, si lo hemos donado o perdido ante un traumatismo o enfermedad, pero previsiblemente no viviremos de la misma manera en el largo plazo.

Entre sus funciones, según describe el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, destaca la de filtrar la sangre, eliminar los desechos del cuerpo, así como el exceso de agua (dando lugar a la orina). También mantienen el equilibrio químico del cuerpo, ayudan a controlar la presión arterial, y a producir hormonas.

“Cada riñón contiene aproximadamente un millón de diminutos filtros que pueden procesar alrededor de 150 litros de líquido todos los días; lo suficiente como para llenar el tanque de agua caliente de una casa. Cuando la sangre atraviesa el riñón, los filtros tamizan y retienen ciertas sustancias que el cuerpo puede necesitar, como algunos nutrientes y una gran parte del agua. Los desechos dañinos y los excesos de agua y de nutrientes se canalizan hacia la vejiga, que se encuentra cerca, y son expulsados como orina”, recuerda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *