El ejercicio físico ayuda a solucionar casos de epilepsia

Por. La Redacción.-

España. (SS).- La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas crónicas más frecuentes caracterizada por la presencia de crisis recurrentes que pueden producir, entre otras muchas manifestaciones, pérdida de conocimiento y convulsiones.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en España padecen epilepsia unas 400.000 personas, aunque alrededor de 600.000 sufrirán la enfermedad a lo largo de su vida, mientras que en Europa afecta aproximadamente a 6 millones de personas y 15 millones podrían presentar epilepsia en algún momento de su vida.

“Los retos a los que se enfrenta la comunidad científica y sanitaria en el manejo de esta patología son frecuentes y variados, no obstante podríamos resumirlos en tres aspectos fundamentales: diagnóstico, control de las crisis y tratamiento.

El error diagnóstico o la falta de control de las crisis deteriora la calidad de vida, se asocia con una elevada morbilidad, incrementa la mortalidad, conlleva un inadecuado consumo de medicamentos y recursos sanitarios, y provoca unos gastos sociosanitarios muy elevados”, destaca el Dr. Francisco Javier López, Coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología.

Cada año se detectan en España entre 12.400 y 22.000 nuevos casos de epilepsia, de los que entre 4 y 6 mil pacientes serán casos de epilepsia farmacorresistente. Hay que tener en cuenta, además, que las crisis epilépticas representan el 1-2% de las urgencias médicas (el 1% en adultos y el 2% en niños) siendo, tras el ictus, la segunda causa de asistencia neurológica en emergencias; que es la segunda causa de consulta ambulatoria neurológica, después de las cefaleas, y la tercera causa neurológica de hospitalización, no sólo debida a la presencia de crisis epilépticas sino por los accidentes derivadas de éstas.

 

Epilepsia y deporte

A priori, sufrir epilepsia no es incompatible con la práctica deportiva, pero es conveniente evitar deportes de riesgo o de contacto, y otros como la natación en los que una crisis puede resultar fatal si no hay supervisión.

Además, los expertos recomiendan descansar y dormir las horas necesarias, no hacer sobreesfuerzos y evitar el agotamiento extremo.

La actividad física regular es beneficiosa para todos los grupos de edad y muy recomendable si se sufren diferentes tipos de enfermedades, entre ellos en la epilepsia, puesto que mejora la condición física del paciente, su autoestima y confianza.

Especialmente determinante resulta en la infancia y adolescencia puesto que le deporte, además de los beneficios que implica para la salud, constituye una herramienta muy potente de integración social.

Eso sí, es necesario un mínimo reconocimiento médico que sirva a los profesionales para prescribir la actividad física más adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *