Vacunas pierden eficacia contra la infección y evita la covid grave

Por: La Redacción.-

Santo Domingo, R.D. (LP).- La variante delta del coronavirus ya es dominante en muchos países y las estadísticas empiezan a mostrar indicios de que las vacunas están perdiendo algo de eficacia pasados ocho meses o más.

Pero un análisis detallado de los datos deja claro que estas vacunas son claves para la lucha contra la pandemia, ya que siguen evitando que los ciudadanos ingresen en el hospital con covid y que puedan morir por ello.

Los datos más preocupantes llegan de Israel. Hace unos días, un trabajo preliminar y no revisado por expertos independientes aseguraba que las vacunas están perdiendo eficacia contra la infección, de forma que los que se vacunaron en enero tienen más riesgo de contagiarse que los que lo hicieron en marzo.

Esta semana, otro estudio preliminar, también en Israel, muestra que la gente que recibe una tercera dosis tiene 11 veces más protección contra la infección.

Ya en julio el ministerio de salud del país alertó de que la eficacia de la vacuna de ARN contra la infección sintomática había bajado al 64%, lejos del 94% registrado en los ensayos clínicos realizados antes de la llegada de la delta.

Sin embargo, los expertos explican que hay varias razones para seguir confiando en las vacunas. Para empezar, es importante diferenciar entre eficacia y efectividad.

Los ensayos clínicos controlados de las inyecciones tenían como objetivo primario evitar la infección con o sin síntomas. Con ese listón, las vacunas pueden estar perdiendo algo de eficacia, pero mantienen su efectividad, que es la medida de su impacto positivo en el mundo real.

Esta ha sido brutal, pues han evitado la inmensa mayoría de casos graves y muertes.

 

En el Reino Unido, EE UU y otros países también se han detectado indicios de que las vacunas parecen estar perdiendo poco a poco la eficacia contra la infección. En muchos casos esta es asintomática, pero también hay personas que registran algún síntoma. Pero ninguno de estos países ha visto merma de la efectividad de las vacunas contra hospitalizaciones y muertes. Las vacunas siguen salvando vidas.

En EE UU, el nivel de protección contra el ingreso por covid antes de la llegada de la delta era del 86% y, tras su aparición, del 84%, una diferencia que no es significativa desde el punto estadístico, según un trabajo reciente del Centro para el Control de Enfermedades.

Más importante aún: la protección es del 90% en personas sin enfermedades previas y llega al 63% incluso en aquellos más expuestos al virus a pesar de las vacunas, que son las personas inmunodeprimidas (cuyos sistemas inmunes no funcionan correctamente por enfermedades congénitas o tratamientos para trasplantes o cáncer, entre otros).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *